Wilborada

Wilborada nació en una noble familia en Suabia. Después de la muerte de sus padres, Wilborada se unió junto a su hermano Hatto a la abadía benedictina de Saint Gall. Aquí, empezó como tejedora y a encuadernar muchos libros de la gran biblioteca de la abadía. Wilborada se estableció en el monasterio, y le enseñó latín a su hermano Hatto para que pudiera cantar la Oficio Divino.

También invitaban a su casa a los enfermos, donde los sanaban. En una peregrinación en Roma Hatto se decide por convertirse en monje de la abadía, una decisión que Wilborada apoyaría.

Poco después, Wilborada sería acusada de algún tipo de infracción grave o delito, y fue sometida a la práctica medieval de prueba de fuego para demostrar su inocencia. Aunque fue exonerada, la vergüenza influyó en su decisión siguiente: retirarse del mundo y convertirse en un asceta.

Cuando ella solicitó al obispado convertirse en anacoreta, el obispo Salomón de Constanza le pidió que le acompañara hasta el monasterio de Saint Gallen. El eclesiástico convenció a la santa a que se quedase en una celda junto a la iglesia de San Georgen cerca del monasterio, donde permaneció durante cuatro años antes de trasladarse a una celda contigua a la iglesia de Magnus de Füssen.

Wilborada se hizo famosa por su austeridad, y se dice que tenía dones proféticos y de sanación. Una mujer llamada Rachildis, a quien Wilborada había curado de una enfermedad, se unió a ella como anacoreta.


También a un joven estudiante en St. Gallen, Ulrico de Augsburgo, que habría visitado a Wilborada a menudo, le habría augurado su nombramiento al obispado de Augsburgo.

El final de Wilborada fue violento y dramático. En 925, predijo la invasión húngara en su región. Advirtió a los sacerdotes y religiosos de Saint Gall y Saint Magnus que escondieran los libros y el vino y escaparan a las cuevas cercanas a las montañas.3 El Abad Engilberto intentó convencer a a Wilborada para que escapara, pero ella insistió en quedarse para rezar por los habitantes de la ciudad.

Cuando las razzias magiares llegaron a Saint Gall, quemaron Saint Magnus y rompieron el techo de la celda de Wilborada. Allí la encontraron de rodillas rezando, los invasores le clavaron una hacha en el cráneo y la dejaron morir. Su compañera Rachildis no murió y vivió otros 21 años.


Santa Wilborada fue la primera mujer formalmente canonizada por el Vaticano, por el papa Clemente II en 1047. Su festividad es el 2 de mayo. En Suiza, Wilborada está consdierada la patrona de los libreros y librerías. En el arte, se le representa cogiendo un libro, para significar los libros que ella salvó y un hacha, que significa la manera como murió.

Casa

La casa se encuentra localizada en el sector de Chapinero, en el tradicional barrio de Quinta Camacho, y hace parte de un conjunto de doce casas organizadas alrededor de una pequeña plazoleta, lo cual le confiere un carácter urbano particular en la ciudad.

El cambio de uso de vivienda a librería ha respetado íntegramente tanto la imagen exterior del inmueble, como la distribución interna, manteniendo los espacios interiores originales y revitalizando aquellos que se consideraban desaprovechados.

Es así como se conserva el carácter público en el primer nivel, rediseñando el garaje como acceso principal a la librería, con un vacío de triple altura y la entrada de luz a través de una claraboya, que invita al acceso de los transeúntes, contemplando una plataforma para personas con movilidad reducida.

En el primer nivel se organiza un área de lectura con sofás y sillas, relacionada con un café y un área de mesas en el comedor original de la vivienda, se revitaliza el patio interior conservando el lavadero original, y la escalera de servicio que se convierte en el acceso independiente a la zona de administración.

En el segundo nivel se encuentra la zona de exhibición de libros, organizada conservando los vestigios de la distribución original de las circulaciones, habitaciones y baños, con un vacío sobre el garaje que, a través de una pasarela metálica, permite el uso del balcón hacia la plazoleta.

El ático se adecúa en su totalidad, recuperando la estructura de madera y permitiendo una comunicación con el segundo nivel con un puente sobre el vacío del segundo piso y el garaje. En la adecuación se actualizaron todas las redes de servicios e implementaron las de voz y datos, circuito cerrado de televisión y sistemas de seguridad, con especial cuidado en el reforzamiento de la estructura original de acuerdo con la normativa vigente.

Cabe resaltar finalmente que el proyecto le apuesta a la revitalización de un sector de la ciudad en un entorno particular que se considera de un gran valor urbano y arquitectónico.



Alejandro Henríquez
Arquitecto


La casa

Fue construida en 1943, y hoy es de conservación arquitectónica. Se remodeló pensando en las necesidades de una librería, pero se mantuvo su estilo original “timber framed”. Con un área de 300 m2, invita a visitar sus espacios: un vacío que integra desde el primer piso hasta el ático, zonas de lectura, un café de CafeCultor, un patio, puentes internos y un área para charlas o tertulias. El mobiliario incluye grandes bibliotecas en madera, y sillas y muebles que provocan sentarse a leer o conversar.

El nombre

Yolanda Auza, su fundadora cuenta: “Siempre quise un nombre que recordara el medioevo. El número de la casa es 1047, y quise saber qué había pasado ese año. Investigué y encontré que el 2 de mayo de 1047 fue canonizada la primera mujer por el rito de Roma. Su nombre, “Wilborada”, salió mal escrito por primera vez, y me gustó. Cuando leí su historia, descubrí que se conoce como la patrona de los libreros, ya que con su consejo salvó los libros que guardaba la Biblioteca de la Abadía de Saint Gallen en Suiza.

Vivimos en una época en que probablemente migremos de formato de libro, en que el sector librero se siente amenazado y hay quienes pronostican que el libro desaparecerá. Sin embargo, como Wilborada, algunos queremos protegerlo. Por esta razón nombré la librería Wilborada 1047. (Ver http://es.wikipedia.org/wiki/Viborada y http://carolynlane.wordpress.com/tag/st-wiborada/ )”

El lema

Esta es Casa – Librería Wilborada 1047, Botica del alma. Cuando Yolanda visitó la Biblioteca de la Abadía de Saint Gallen, hoy patrimonio de la humanidad, encontró que la puerta de entrada tenía un medallón que decía en griego “botica para el alma”. ésta era una frase usada en las bibliotecas desde los tiempos egipcios. Le encantó el concepto y ahora está integrado en la colección, disposición y mensajes en la librería. (Ver http://www.stibi.ch/de-ch/museum/portr%C3%A4t/ausgew%C3%A4hltekostbarkeiten.aspx)

El catálogo

Aunque se requerirá un par de años para tener una “librería de catálogo” en que se afine la colección, empezamos con una orientación fuerte en literatura clásica y contemporánea, del mundo, iberoamericana y colombiana, y claro, para niños, jóvenes y adultos. Tenemos secciones de poesía y teatro, de historia, pensamiento y viajes. Tendremos libros orientados al disfrute de los sentidos: música, fotografía, gastronomía, cine, arte y arquitectura. Contaremos con géneros que van desde el ensayo a la novela gráfica, del cuento a la literatura fantástica, entre otros.

Agenda Cultural

Mantenemos un programa cultural que gira alrededor de un concepto diferente cada mes. La librería curará colecciones sobre éste, y las lecturas, tertulias, presentaciones y firmas de libros que tendremos estarán relacionadas con este concepto. Estas actividades se harán todos los jueves a las 7 pm. Tenemos lecturas para los niños, parafraseando a Serrat nombramos “para los locos bajitos” todos los sábados a las 4.30 pm. Wilborada 1047 está abierta para la presentación de nuevos libros o autores y para generar espacios de culturales o de debate siempre en torno a la tolerancia y respeto a las ideas.

Nuestro Equipo

Hemos conformado un excelente grupo de libreros para que les orienten en la librería y sean los interlocutores para que nuestros clientes satisfagan sus necesidades y deseos en cada oportunidad.

Este espacio se diseñó para cuando una persona nos visite se le active el intelecto, la imaginación y los sentidos.

Equipo de libreros

Daniel Arreaza

Estudió literatura, antropología y publicidad. Ha trabajado en Cerlalc/UNESCO, como docente y como librero. Por su trayectoria muy polifacético conocedor de literatura asiática y erótica, pero también de historia, filosofía, ensayo y cocina. Pregúntale por un libro y encontraras conocimiento profundo del libro y de los temas que trata.

Jimmy Torres Heredia

Licenciado en Ciencias Sociales de la universidad Pedagógica, con vasta experiencia en librerías, se caracteriza por su conocimiento de la historia y por la facilidad con la que la explica. Divide su tiempo entre la docencia y el oficio de librero. Cuando le preguntas por un libro te lo cuenta con enorme pasión, tanta que te darán ganas de leerlo.

Alberto L. Gómez

Literato de la Universidad de los Andes y líder de nuestro equipo de libreros, con profundo conocimiento y amplia experiencia y en gran medida responsable de la selección de la librería. Se especializa en literatura contemporánea, participa activamente en las actividades culturales. Pregúntale de qué se trata un libro y obtendrás una mirada objetiva y educada. Te ayudará a explorar nuevos autores, nuevos géneros.

Darío Quimbayo

Encontró la excusa perfecta para vivir rodeado de libros trabajando como librero y por eso lleva 7 años en librerías de diversa índole (incluyendo una especializada en literatura en inglés). Es lector ferviente de poesía y de Pessoa. Amplio conocedor de literatura en todos sus géneros incluyendo la novela gráfica. Pregúntale por un libro y te presentará su lado poético.

Daniela Garcia Gómez

Estudió canto en EMMAT, tiene 21 años, aprendió a leer a los 4 porque entró muy temprano al colegio y su mamá no quería que se atrasara. Cuando leyó los reyes malditos se enamoró de la novela histórica y hoy en día es una de sus secciones preferidas. Este es su primer trabajo en librerías y dice que nunca había sido tan feliz como hasta ahora.

Café Cultor

Café Cultor da importancia a la calidad y hace un reconocimiento a las personas que trabajan minuciosamente en un café con sello especial. En Café Cultor hacemos las cosas diferentes. Le damos un reconocimiento especial a los caficultores del país, quienes siembran y cosechan los mejores granos con el fin de obtener café de calidad excepcional. Promovemos incentivos a los caficultores para mejorar su calidad de vida, somos sostenibles con el medio ambiente y con la sociedad; por todo esto sabemos que es posible darte una maravillosa experiencia en una sola taza.